| EEUU +1 (786) 220 3288 o Perú 518-3333 anexo 4675 admisionesposgrado@usilmiami.com

Después de mucho trabajo duro, retos que parecían insuperables y momentos de frustración y desesperación, finalmente superaste la etapa de startup. Ya tienes un producto establecido y vas por delante de la competencia. Empiezas a crecer exponencialmente en clientes e ingresos.  Pero ahora enfrentas otra potencial pesadilla de trabajo duro: Convertirte en una gran empresa. 

Y es que no basta con que has establecido un equipo talentoso y apasionado que ha asumido tu cultura empresarial. No basta con el hecho de que ya estés ganando dinero. Te queda muchísimo trabajo por delante para entrar a una etapa de crecimiento sostenido y alcanzar estabilidad. Ahora surgen nuevos retos y las apuestas son más altas.

Estas son las cuatro claves para sobrevivir a la etapa de crecimiento, no es lo único, pero es un buen punto de partida:

1- Consigue las joyas ocultas

Las empresas más exitosas tienen empleados que son mucho mejores que el resto. Son personas que posiblemente no sean ejecutivos, sino empleados con talentos especiales. Normalmente no son fáciles de identificar en una entrevista, y pueden destacar en cualquier área. Algunos ejecutivos consideran que su arma secreta es un vendedor, un diseñador o desarrollador a primera vista normal. Estas gemas ocultas son importantes porque pueden aumentar el valor de la empresa de manera desproporcionada a su condición de ser una sola persona.

Cuando dejas de ser un startup y pasar a ser una empresa establecida, identificar a tus joyas ocultas y sacarles provecho es una necesidad imperiosa. Una de estas maneras es tratar de emular lo que hacen, enseñando a otros a imitarlos. Otra manera es mantenerlos enfocados en lo que mejor hacen. Siempre existe la tentación de ascenderlos para premiar su trabajo, pero eso les alejaría de lo que mejor hacen. Hay que buscar un modo de balancear el desarrollo profesional con obtener lo mejor de tus estrellas.

2- Identifica tu volante de inercia

Cuando pasas de startup a la fase de crecimiento, tus metas se van haciendo más y más grandes. En la mayoría de las empresas se les hace difícil escalar las metas, cuando los números absolutos se vuelven la prioridad. De la misma manera que un volante de inercia acumula energía a lo largo del tiempo y luego la libera, una compañía exitosa debe hacerse mejor mientras más crece. Se deben cultivar las fuentes de crecimiento potencial.

Una manera es conseguir asociarse con empresas de éxito. Fue el caso de Google y su sistema Android, que al trabajar de cerca con Samsung, ambas empresas se beneficiaron. Pero esto no debe hacerse a la ligera, este tipo de sociedades ayudan a impulsar el crecimiento en cierto períodos, pero las otras compañías no están allí para hacerte crecer, sino para beneficiarse mutuamente.  En otras ocasiones, es necesario cultivar relaciones con inversores y directivos independientes. Estos pueden ayudar al crecimiento, si consigues la inercia necesaria, el crecimiento será más sencillo.

3- Mantente enfocado

Cuando tu startup ya está solidificado nos vemos tentados a creer que ya lo hemos logrado y empezamos a buscar la expansión. Confundir el éxito temprano en el negocio central con la capacidad de tener éxito en otras áreas puede ser fatal. Perder el foco en un mundo de recursos limitados, puede llevarte a perder la posibilidad de capitalizar la oportunidad que creó tu startup.  

No son pocos los casos de empresas que empezaron con dos o tres líneas de negocio y en lugar de buscar expandirse y diversificar, siguieron la ruta contraria. Enfocarte en lo que te funciona y apuntalar el crecimiento apoyado en eso resulta mucho mejor que crecer por crecer. Claro, eso no implica que dejes de evaluar las tendencias del mercado. Se pueden hacer apuestas en áreas adyacentes al negocio o por nuevas oportunidades, pero sin perder de vista tu base.

4- Profesionaliza tus procesos

Cuando tu startup entra en fase de crecimiento, el éxito se mide en cosas como el aumento de los ingresos, el margen operativo de expansión, la participación en el mercado o el tamaño de las oportunidades disponibles. Con este cambio en las expectativas, debes invertir en mejorar los procesos de la compañía. Profesionalizar la manera en la que haces las cosas.

Hay que establecer una nuevas métricas para evaluar la salud del negocio. Estas deben darte indicadores tempranos de problemas o de lo que está por venir. De esta forma sabrás si estas tomando la ruta correcta o si deben hacerse ajustes para seguir creciendo. Tu cultura de startup puede beneficiarse de la estructura adicional, incluso si a primera vista no lo parece. Construir una compañía exitosa no es sencillo, por eso en la etapa de crecimiento es vital tener en cuenta estas claves que te harán más grande y mejor.

[fc id=’25’ align=’left’][/fc]